Abecé de cápsulas idiomáticas «E» y «F»

febrero 28, 2015 at 12:54 am Deja un comentario

Seguiremos con las cápsulas que he reunido de las notas recibidas hace algunos años del finado corrector de estilo Guido Feliz, que en paz descanse. 

E

EBRIEDAD | EMBRIAGUEZ

La “ebriedad” es una condición y puede ser un estado.
La “embriaguez” en cambio es un efecto.

Cuando tomo licor en exceso, me embriago.
Cuando tomo licor con mucha frecuencia, soy un beodo.

Nótese de pasada que no dice “estoy beodo”, sino “soy”. Es lo que sucede cuando “el vicio se hace naturaleza”, como dice el poeta que es el caso del árbol que nace o crece torcido.

La ebriedad es la condición o el estado del que a causa del mucho ingerir bebidas fermentadas, fuertes o espiritosas, deviene “alcoholizado”. La ebriedad misma no es, como ahora con “aire científico” se estila decir, una “enfermedad”, pero no hay dudas de que puede acarrear, y generalmente acarrea, diversas enfermedades, como la cirrosis hepática, por ejemplo.

La exhortación bíblica (más que la “prohibición”) no es a la “ebriedad”, sino a no embriagarse. Así lee el texto: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución” (Ef 5:18).

EDIFICAR | CONSTRUIR

Cuando se levanta o erige un edificio, se “construye”.
Cuando la “construcción” es del orden moral o espiritual, se “edifica”.

Para construir estudiamos los planos.
Para edificar, estudiamos los planes.

EFICIENTE | EFICAZ         

Eficiente deriva de eficiencia, que significa facultad, aptitud, competencia, idoneidad.
Eficaz viene de eficacia, que quiere decir virtuoso, enérgico, poderoso, patético.

La “eficiencia” está en la persona.
Maestro eficiente, profesional eficiente, mecánico eficiente.

Lo “eficiente” es la causa, la razón, el agente.
Lo “eficaz” está en la cosa.

Método eficaz, medicamento eficaz, proceso eficaz.

  • Lo eficaz es el efecto, el producto, el resultado.
  • La eficiencia está en el sujeto, en el hombre.
  • La eficacia está en el objeto, la cosa.

Maestro eficiente; magisterio eficaz.

En filosofía escolástica la expresión “causa eficiente” refiere a un principio o fenómeno, no a la eficacia con que se ejecuta una acción.

Decimos, por ejemplo, “ministerio eficaz”, “administración eficaz”; pero “ministro eficiente”, “administrador eficiente”.

EJEMPLO EXCELENTE | EXCELENTE EJEMPLO

Un “ejemplo excelente” es un ejemplo notable, extraordinario.
Un “excelente ejemplo” es un ejemplo único, insuperable.

ELEGIR | DECIDIR

  • La acción de “elegir” supone siempre escoger entre dos o más objetos o sujetos.
  • La de “decidir”, no necesariamente. Excepto cuando al verbo decidir sigue inmediatamente la preposición “por” (decidir por una cosa u otra). “Decide (mejor, resuelve) servir a Dios.”

Esta frase ilustra bien el uso propio del verbo “elegir”: “Los israelitas tendrían que elegir entre servir a Dios o continuar siguiendo a los ídolos.”

ELEGIR | ESCOGER

Hay un matiz diferencial quizá sutil pero efectivo entre las voces “elegir” y “escoger”.

  • Elegir denota la idea de gusto y preferencia. Me sirven una bandeja en la que hay frutas, galletitas de higo, y gelatinas, y tomo de ella una naranja. Cuando tomo la fruta “elijo” entre varios comestibles. Me sirven luego otra bandeja en la cual hay caramelos de chocolate, y tomo uno.
  • Escoger: cuando tomo un chocolate simplemente “escojo”, no “elijo”, por cuanto lo que había en la bandeja era sólo chocolates y no una diversidad de dulces o confites.

En cuanto a Israel, Dios no decidió “elegirlo” entre muchos pueblos después de considerar las virtudes o cualidades de cada uno, sino que en su soberana voluntad lo “escogió”. A propósito dice Moisés a Israel: “Jehová tu Dios te ha escogido para serle pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos” (Dt 7:6,7).

EN CONTRA DE | CONTRA
El uso parece indicar que hay entre los que escriben (escritores de profesión o no) la tendencia a usar más la forma “en contra de” que simplemente “contra”. A mi modesto entender, en la generalidad de los casos es de preferir la forma simple (contra). “Amós, Oseas, y Miqueas clamaron contra la injusticia social”, es preferible a “clamaron en contra de”.

ENFRENTAR | HACER FRENTE

No es lo mismo “enfrentar” o “dar el frente” que “estar o ponerse de frente”.

  • Enfrentar describe una actitud.
  • Estar o ponerse de frente es un simple hecho o una mera circunstancia o situación, que será, dependiente de lo que se trate, material o espiritual.

Uno generalmente “enfrenta” los peligros o “hace frente” a las amenazas; pero no con ello se expone a ellos, eso es, “se pone de (o en) frente de ellos. En sus Versos sencillos, escribe José Martí: “Yo soy bueno, y como bueno | moriré de cara al sol.” (Páginas de José Martí, p. 84, Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1963.) Con ello no predecía el poeta que era su destino morir “en frente del sol” o “de frente al sol”, sino frente o defrente al sol, eso es, a ojos vistas de todos los interesados.

ENFRENTARSE CON | ENFRENTARSE A

Hay una sutil diferencia entre estas locuciones.

  • “Enfrentarse con” supone beligerancia, combate, lucha, resistencia (“enfrascado en”).
  • “Enfrentarse a” denota que no se ha evadido o eludido la cosa, que se ha enfrentado el peligro o la amenaza sin claudicar, sin renegar, sin volver la espalda, sin huir, en una palabra, sin poner pies en polvorosa.

EN LUGAR DE | EN VEZ DE
A juicio de quien escribe estas notas, generalmente debe preferirse la segunda forma (en vez de), y dejar el uso de la primera para aquellos casos en que “lugar” esté más a tono con su sentido y propiedad.

Ejemplos de uno y otro uso: “Quiero éste en vez de aquél”; “pon ese sillón aquí en lugar del otro”. Con este último ejemplo, como se puede ver, no hay intención alguna de diferenciar o de distinguir entre uno y otro elemento, ni tampoco se denota o connota preferencia de uno respecto del otro, como es evidente en el primero. “En lugar del otro” se entiende que equivale a “en el lugar en que estaba el primer sillón”.

ENMENDAR | REPARAR
Aunque “enmendar” es voz sinónima de “reparar”, se entiende que se enmiendan las faltas como se reforman las leyes; se reparan las máquinas como se rectifican los errores.

ENTABLAR | ESTABLECER

Los pactos, acuerdos y convenios, se establecen.
Las conversaciones, discusiones y amistades, se entablan.

ENTENDER | COMPRENDER

  • El hombre entiende y conoce.
  • Dios sabe y comprende.

“Entender” es una “comprensión elemental”, mientras que “comprender” es un entendimiento total, abarcante (de ahí que se diga COMPRENDER).
Lo propio pasa con “saber” respecto a “conocer”. El conocimiento es un “saber” elemental; el “saber” es un conocimiento absoluto.

ENTRE DIENTES | ENTREDIENTES

  • “Entre dientes” dice relación a un hecho físico o fisiológico. Hay fisuras entre dientes, eso es, en las partes que separa a un diente de otro diente. Por ejemplo: “El niño tenía entre dientes partículas de alimentos.”
  • “Entredientes” es palabra compuesta de “entre” y “dientes”; connota murmurar, mascullar, o gruñir. Se trata de la acción del genio malhumorado o de la expresión del poseso de ira o enojo.

ENTREGA | TRAICIÓN
Con su habitual discreción, el Diccionario de la RAE define la palabra “traición” de la siguiente manera: “Delito que se comete quebrantando la fidelidad o lealtad que se debe guardar o tener” (tomo II pág. 2006). Sin embargo, la “traición” misma supone total ignorancia del que es víctima u objeto de ella.

Si la persona objeto de la perfidia está al tanto de los pasos del desleal, no podrá entonces decirse que ha habido traición. En todo caso, el que comete la deslealtad será el “traidor”, pero no el que ha sido directamente perjudicado con esa acción. En el relato de los Evangelios se dice expresamente que Cristo sabía (no meramente “conocía”) no sólo el carácter sino los pasos de Judas (Mt 26:21; Lc 22:21; Jn 6:64,70). Por eso puede decirse que respecto a Jesús mismo “lo de Judas” fue entrega, no “traición”; aunque, en última instancia, ese acto lo sería ciertamente respecto al propio Judas.

Dicho de otro modo: Jesús fue el entregado. Judas, el traidor.

ENTUSIASMO
La etimología de la palabra “entusiasmo” (como si se dijera “enTHEOsiasmo”), proviene de la misma voz griega que significa “inspiración divina” o de Dios, con referencia a la infusión espiritual de que en la antigüedad eran objeto los profetas y otros piadosos siervos del Señor.

ENVOLVER

  • Las cosas se envuelven “con”.
  • Los cuerpos humanos se envuelven “en”.

ERRÓNEO | EQUIVOCADO
Las creencias, como las ideas, los conceptos, los postulados pueden ser erróneos; quienes los conciben y enseñan, los expresan y repiten, o los escriben podrían estar equivocados.

Ideas erróneas; hombres equivocados.

ESCENA BREVE | BREVE ESCENA

  • Una “escena breve” es una escena de corta duración.
  • Una “breve escena” es una escena de trama y montaje de relativa o escasa complejidad.

Dicho de otro modo: escena breve dice relación al tiempo; breve escena refiere a importancia o significación. En el primer caso, “breve” es adjetivo calificativo y va por tanto inmediatamente después del sustantivo “escena”; en el segundo, “breve” es epíteto y va inmediatamente antes del nombre.

ESCONDIDO | OCULTO

  • Lo “escondido” está en la intención.
  • Lo “oculto” está en la naturaleza.

Tratándose del “misterio de Jesucristo”, eso es, de su suprema exaltación, parece razonable decir que no había estado “escondido”, sino “oculto”, por cuanto nadie –Dios, en particular–, había tenido el propósito o el designio de esconderlo, sino que el hombre, en su caída condición y por su propia ignorancia ni aun podía percibirlo hasta que lo descubrió por directa revelación del Espíritu.

Se “esconden” los objetos; se “encubren” las faltas e intenciones.

ESCUCHAR | OÍR
El uso del verbo “escuchar” inmediatamente seguido de la preposición “a” no sólo denota la idea de prestar atención, sino de obedecer. Cuando lo que se obedece no es una persona, puede prescindirse de la preposición. Es legítimo, sin embargo, usarla cuando el objeto ha sido personificado o se le han dado atributos humanos.

El profeta clama: “¡Oíd cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová!” (Is 1:2).
“Oíd” equivale aquí al nítido sonido del clarín del heraldo. “Escuchad”, a su orden: “En nombre del Rey, presten atención.”

  • Para oír, casi siempre basta con tener oídos.
  • Para escuchar, es necesario querer oír, eso es, tener voluntad.

Ejemplo: “Samuel prestó atención cuando oyó que alguien lo llamaba.”

Primero oyó; luego puso atención a lo que oía.
Antes de escuchar, el niño oyó, es decir, percibió primero el sonido de la voz de Aquel que lo llamaba. Luego, reconoció que se mencionaba su nombre, “Samuel”.

Los hombres que iban con Saulo camino a Damasco, capital de Siria, oyeron la voz de Jesús, pero no lo vieron (Hch 9:7). Es posible que oyéndola, no entendieran sin embargo lo que la voz decía. Pero Saulo mismo no sólo oyó la voz (v. 4), sino que escuchó que Aquel que hablaba mencionaba su nombre y que lo hacía “en lengua hebrea” (Hch 26:14). Naturalmente, oyendo primero mencionar su nombre, y escuchando la voz de Jesús que le hablaba, inmediatamente Saulo le pregunta: “Señor, ¿qué quieres que yo haga?” (Hch 9:6). Es de suponer que sin escuchar, el entonces futuro Apóstol cristiano no habría podido hacer la pregunta.

Se puede “oír” sin escuchar, pero no “escuchar” sin antes oír.

ESFUERZO

Se esfuerza en o por, pero no “de”. Ejemplo: “sus esfuerzos por arrestar a Jesús.”

ESPALDA

La espalda no se “da” sino se vuelve: volver la espalda.

ESPERAR

Esperar a, esperar que, o simplemente esperar

En el primer caso “esperar a” significa aguardar, estar atento. Pablo escribe a los tesalonicenses: “Y esperar de los cielos a su Hijo” (1 Ts 1:10). Pero un salmo lee: “Guarda silencio ante Jehová, y espera en él” (Sal 37:7)

El verbo esperar admite prácticamente todas las preposiciones normales:

  • Esperar EN Dios
  • Esperar DE pie
  • Esperar PARA recibir
  • Esperar CON impaciencia
  • Esperar DESDE abril
  • Esperar QUE venga
  • Esperar AL Espíritu Santo
  • Esperar A que amanezca
  • Pero no esperar POR (influencia del inglés)

ESPÍRITU MALO | MAL ESPÍRITU

Un “espíritu malo” es aquel que obra mal o induce a lo malo.
Un “mal espíritu” es aquel cuya naturaleza y carácter son de suyo malos.

ESTRELLA EXTRAÑA | EXTRAÑA ESTRELLA

  • Una “estrella extraña” es una estrella rara, irregular, asimétrica.
  • Una “extraña estrella” es una estrella extraordinaria, impresionante, misteriosa.

ESTROPEAR | ATROPELLAR
En el uso ordinario estas voces se intercambian como sinónimos, pero su uso propio requiere discreción y discernimiento. En la prensa generalmente se leen titulares como éste: “Bus atropella anciano”. La realidad es que para “atropellar” hace falta una conciencia de la que naturalmente está privado un automóvil.

  • “Atropellar” equivale a vejar, insultar, violentar.
  • “Estropear”, en cambio, es acción tan propia del hombre como del bruto, porque no exige, como en el caso de “atropellar”, una conciencia y una intención.
  • “Estropear” es una acción burda para la que basta a veces no cuidar bien el objeto o simplemente descuidarlo. Si un pintor no usa propiamente el pincel, estropea su obra; si además de no usar el pincel como debe, deja la pintura a la intemperie, los elementos de la naturaleza se encargarán de estropearla, que es como decir que la obra se estropea de suyo.

ESTUDIANTE | ESTUDIOSO

Estudiante es el que estudia; estudioso es el que estudia mucho.
Todo estudioso es un “estudiante”; pero no todo estudiante es un “estudioso”.
De ahí que estudioso sea sinómino de erudito, sabio, culto, instruido, experto; mientras que estudiante lo es de escolar, alumno, aprendiz, colegial, discípulo.

EVANGELISMO | EVANGELIZACIÓN

  • “Evangelización” es la palabra propia.
  • “Evangelismo” dice relación a un sistema o a un ministerio de evangelización.

No me gusta “evangelismo”, porque da la casualidad que infinitas palabras a las que se agrega la partícula “ismo” (patriotismo, socialismo, comunismo, y sí, cristianismo) pierden o distorsionan la idea original de patria, social, común y cristiano.

EVITAR | PREVENIR | IMPEDIR

Se previene lo que daña (física, legal, moral, espiritualmente), como sólo se evita lo que perjudica (económica, financiera, materialmente).

Cuando se frustra lo que de suyo es bueno (por ejemplo, adorar a Dios), se dice o puede decirse que el alma devota ha sido impedida, obstruida, u obstaculizado en su piadoso propósito. Las ideas de impedir, obstruir, y obstaculizar (como las ideas de estorbar, paralizar, dificultar) convienen a los actos o acciones de índole o carácter bueno. No así la idea de “prevenir”, que sólo puede convenir y aplicar a aquello que es de naturaleza o esencia malo o que, en su defecto, no es reconocidamente bueno.

  • Se previene el mal, como se evita el fuego.
  • Se impide el bien, como se resiste la gracia salvadora.

EXISTIR | HABER
La palabra “existir” se disputa con la palabra “cosa” el nada honroso primer lugar entre las voces de uso más “insignificantes” de la Lengua. Se la emplea casi para todo: “Existen clases de terrenos”, “existen tecnologías completas”, “existen grandes sistemas de regadío”, etc. En todos esos casos, sin excepción, la palabra más propia, y la más “significante” a la vez, sería haber (hay clases, hay tecnologías, hay sistemas). Téngase en cuenta.

ÉXITO | BUEN ÉXITO
He abogado (no sin protesta, es la verdad) por el uso de los adjetivos “bueno” (buen) y “malo” (mal) antes de la palabra “éxito”, por entender que pese al uso contrario y generalizado el sentido de esta última necesita del adjetivo que la precise. En las versiones ordinarias de la Biblia el uso de éxito va o no precedido del adjetivo. Ejemplo: “Concede ahora buen éxito a tu siervo” (Neh 1:11). “Pero no permanecerá, ni tendrá éxito” (Dn 11: 17).

Cierto, por otra parte, que el Diccionario de la RAE registra una segunda y una tercera acepción de “éxito” sin calificativo alguno, pero es obvio que en ese, como en otros penosos casos, la corporación ha sucumbido al uso más vulgar o corriente, y no ha seguido el uso culto y literario. Un ejemplo de uso culto de (buen) éxito es esta sentencia de Henry Ford: “Si hay un secreto de buen éxito reside en la capacidad de apreciar el punto de vista del prójimo y ver las cosas desde ese punto de vista así como del propio.”

Éxito por sí mismo no significa más que “salir” o “salida”, de ahí el nombre del segundo libro de la Biblia, que da fe del éxodo, éxito, o salida de Israel de Egipto. La voz española proviene del latín exeo, “salir”. El filólogo Roque Barcia, en su Sinónimos castellanos, aprueba el uso actual de “éxito” porque a su juicio el vocablo “lleva en sí la idea de buen resultado”. La realidad, sin embargo, es que hay “buenas salidas” como hay “malas salidas”. El filólogo José Joaquín de Mora, en su Sinónimos, anota que “el éxito es el último de una serie de hechos encaminados a un mismo fin, y que determina si este fin se consigue o se frustra”. Sin embargo, no especifica si el fin del éxito es bueno o malo, moralmente hablando.

No obstante lo dicho, una excepción válida al propuesto uso obligado del adjetivo apocopado “buen” antes del sustantivo “éxito”, sería en los casos en que por el contexto en que este último aparece se implique o se infiera, lógicamente, un sentido moralmente negativo. Por ejemplo: “Los éxitos y los fracasos”.

EXTENSIÓN | LONGITUD

La “extensión” puede extenderse; la “longitud”, no.

Extensión de la voz, de la onda, del sonido… No puede decirse, porque no hay tal cosa, “longitud de voz, de onda (se dice en Física respecto a la distancia y por tanto a la “extensión” entre dos puntos), de sonido”. La campiña, el valle, la playa, la ciudad se extienden hacia el sur.

“Longitud” es medida lineal.
“Extensión” es espacio, expansión, superficie, dimensión.

La “longitud” es como el efecto o resultado de lo extensivo. Entre una localidad y otra hay una extensión que las separa. Mido la “extensión” y determino la “longitud” o distancia que media entre ambas. “Extensión” es dilatación, desplegadura; “longitud” es alcance, medida.

EXTRANJERO | EXTERIOR
La voz “extranjero” es tanto adjetivo como sustantivo y así se la usa corrientemente. Pero es preferible conservarla para calificar, determinar, o describir con ella las cosas que son o que provienen del exterior (ropa extranjera, película extranjera, comida extranjera).

Por otra parte, la palabra “exterior”, que en el uso ordinario se intercambia con “extranjero”, debiera usarse preferentemente cuando se quiere indicar con ella otro país (o países) respecto de aquel en el cual se está. “Haré un viaje por el exterior” sería más propio que “haré un viaje por el extranjero”.

F

FALSAS | FALSOS
Puede sin ambages afirmarse que las “doctrinas falsas” (como las religiones falsas, las filosofías falsas, los guías falsos) no existen.

En cambio existen y se propagan como verdolaga por solar baldío

  • las falsas doctrinas
  • las falsas religiones
  • las falsas filosofías
  • los falsos guías

Se dice que los guías, doctrinas, religiones, y filosofías falsos “no existen”, porque desde que sean doctrinas, religiones, filosofías, y guías, luego existen.

Se dice en cambio que los falsos guías, doctrinas, religiones, y filosofías existen, porque no se trata precisamente de doctrinas, religiones, filosofías, y guías falsos, sino de reales entidades cuya falsedad consiste, no en que no existen, sino en lo que pretenden.

  • Dioses falsos (dioses inexistentes o que sólo existen en la imaginación de alguien).
  • Falsos dioses (dioses sólo pretensamente, impostores de Dios).
  • Profeta falso (sus predicciones no se cumplen).
  • Falso profeta (sus predicciones, aunque se cumplan, no proceden de Dios o no se inspiran de Él).

Se puede ser falso profeta sin ser por ello profeta falso.
Sin embargo, todo profeta falso es también por su origen y condición un falso profeta.

FALSOS TESTIGOS | TESTIGOS FALSOS
En realidad, los “testigos falsos” (como los profetas falsos, los billetes falsos, los boletos falsos, etc.) no existen. Pero los “falsos testigos”, sí. Cierto que en la versión Reina-Valera el texto lee “testigos falsos” (Hch 6:13). Pero cuando el Señor fue llevado ante el mismo tribunal que juzgaba a Esteban, el Sanedrín Mayor (había un “Sanedrín Menor”), dice el evangelista que ellos “buscaban falso testimonio contra Jesús” (Mt 26:59), no “testimonio falso”.

Jesús mismo predijo que en el tiempo del fin se levantarían “falsos Cristos” y “falsos profetas” (Mt. 24:24), no “Cristos falsos” ni “profetas falsos”. No pudo decirlo, pues de hacerlo habría significado un contrasentido: “Se levantarán Cristos y profetas inexistentes o que no pueden existir”. Habló, empero, de falsos Cristos y de falsos profetas, porque con ello aludía, no a su inexistencia, sino a su carácter. De modo, pues, que aunque en el habla y la escritura corrientes se dice o escribe “testigos falsos”, lo propio es decir, “falsos testigos”.

FALLECER | PERECER
“Fallecen hermanitos en incendio.” Así leía el encabezado de una nota periodística en que se reportaba de la muerte trágica de una señora embarazada y de dos hijos suyos. Según una mujer que se idenficaba en la información como pariente de esas personas, los niñitos “quedaron casi desfigurados” al punto de hacer difícil por ello su identicación. Siendo todo eso así, se verá entonces lo impropio que fue describir la muerte de los infortunados menores como “fallecimiento” y no como lo que en efecto fue: una tragedia.

Todo el que perece, fallece; pero no todo el que fallece, “perece”.

Desde luego, aunque en realidad esos niños y su infortunada progenitora “fallecieron” dos días después de estallar el incendio, puede decirse con toda propiedad que perecieron, no meramente que “fallecieron” a consecuencia de las horribles quemaduras que sufrieran en el siniestro, que ciertamente es más –mucho más– que sólo “fallecer”.

FALLO | FALLA

  • Fallo es error, una pifia del intelecto.
  • Falla es falta, un desliz del corazón.

FAVOR INMERECIDO

Por definición, todo favor es “inmerecido”.
Cuando algo se merece ya no es favor sino derecho, justicia, reclamo.

FIJAR
El verbo fijar pide la preposición “en” (fijar en), cuando su sentido es poner o colocar un objeto en un sitio determinado (fijar “tesis” o carteles en la puerta del templo); o cuando equivale a mirar o ver fijamente (fijarse en el semblante malhumorado del jefe el lunes por la mañana).

FILOSOFÍA VANA | VANA FILOSOFÍA

  • Una “filosofía vana” es una filosofía ociosa, imprecisa, vagarosa.
  • Una “vana filosofía” es una falsa, infundada, ilusoria filosofía.

FIN | FINAL
Las cosas pueden llegar –y generalmente llegan– a un final sin llegar a su fin.

El primer término, final, es como la antesala del fin, como “el principio del fin”, así pudiera decirse. El segundo término, fin, es literalmente un “non plus ultra”, nada más allá.

  • El final de un libro es la última palabra de su texto útil.
  • El fin lo constituye la última palabra del volumen.

El concepto se ilustra y precisa con esta oportuna cita de la Palabra: “Como [Jesús] había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin” (Jn 13:2).

FORMAR PARTE | SER PARTE

Se forma parte de un club, de un gremio, de una cofradía, de una logia, de una organización, de una comisión, de un comité. Se puede “formar parte” de algo sin necesariamente “ser parte” de ello.

Las notas y llamadas al margen de un libro “forman parte” de él pero no son parte de él.

  • “Formar parte” denota o connota la idea de circunstancia o eventualidad.
  • “Ser parte” denota o connota la idea de inherencia y cohesión.

Cada miembro de un equipo deportivo es parte de ese equipo.

Se es parte de una familia, de una parentela, de una tribu, de un pueblo, de un país, de una nación, de una etnia, de una raza, de la humanidad.

Qué extraño sería que alguien dijera: “Formo parte del género humano”, y no, como debe decirse: “Soy parte del género humano”.

FUERTE | INTENSO
Las voces “fuerte” e “intenso” son sinónimas, pero conviene emplearlas con la debida discreción.

  • Hay cosas que son de suyo “fuertes” (una ráfaga de viento, una tormenta, un tornado).
  • Otras cosas son “intensas” (los ánimos, los conflictos, las pasiones, los deseos, las esperanzas).

FUNCIONAR | OPERAR
Las máquinas funcionan. Quienes las manejan, las operan (por eso se llaman “operarios”).

El que funge de secretario de un destino público no “funciona” él mismo, pero es un funcionario en el sentido de que el funcionamiento de esa oficina está bajo su dirección y responsabilidad. Naturalmente, las comunidades tampoco “funcionan”, porque ni son máquinas ni oficinas, sino entidades humanas vinculadas por lazos comunes de costumbres, tradiciones, religión, lengua, etc.

La iglesia, como la comunidad, tampoco “funciona”, excepto, claro está, cuando se la considera como un organismo vivo, no como un templo o edificio.

  • Las máquinas, ingenios y artefactos, funcionan.
  • Los principios, las leyes, y los espíritus, operan.
Anuncios

Entry filed under: ABC de cápsulas idiomáticas.

Abecé de cápsulas idiomáticas «D» Abecé de cápsulas idiomáticas «G», «H» e «I»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Anota tu dirección de email para subscribirte a este blog. Recibirás notificación de nuevos blogs.

Únete a otros 17 seguidores

Calendario

febrero 2015
L M X J V S D
« Dic   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Páginas

Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: