Abecé de cápsulas idiomáticas «S»

abril 13, 2015 at 12:46 am Deja un comentario

S

SACUDIR | AGITAR
Los verbos sacudir y agitar son sinónimos, pero como es el caso en toda sinonimia, se distinguen por su particular matiz ideológico.

  • Agitar, en efecto, puede ser una acción moralmente inofensiva, como cuando decimos agitar la medicina, la bandera, los brazos.
  • Sacudir, en cambio, por lo común denota acciones tan bruscas o violentas como zarandear, traquetear, zangolotear.

No podría decirse, por ejemplo, “sacudir la medicina, la bandera, los brazos” para significar la misma idea que “agitarlos”. Del carácter áspero, indócil, intratable se dice que es “sacudido”, no “agitado”.

SACRIFICIO SUPREMO | SUPREMO SACRIFICIO

  • “Sacrificio supremo” es el primero y más elevado en su línea. Es con todo perfectible y su lugar y función podrían ser suplidos por un sacrificio menor.
  • Supremo sacrificio”, en cambio, es el perfecto e insustituible sacrificio.

SATISFACCIÓN VERDADERA | VERDADERA SATISFACCIÓN

  • Una “satisfacción verdadera” es una satisfacción real, efectiva.
  • Una “verdadera satisfacción” es una satisfacción plena, inefable, eso es, más allá de lo que pudieran decir las palabras.

SEA CUAL SEA | FUERE

Sea cual sea: denota un hecho.
Sea cual fuere: denota un hecho hipotético (probable).

SEA | SEA; ORA | ORA; YA | YA
Estas formas distributivas por lo general exigen su repetición en la frase, principalmente con miras de prevenir las temibles anfibologías. Nótese por este ejemplo la conveniencia de repetirlo: “Sea dentro o fuera de la iglesia”. En casos como este sería de rigor repetir el verbo porque se hace obvio que las ideas de “dentro” y “fuera” son antinómicas y por tanto no significan lo mismo. “Sea dentro, o SEA fuera de la iglesia”, sería lo propio para conjurar el equívoco.

SEGMENTO PRINCIPAL | PRINCIPAL SEGMENTO

  • Segmento principal” dice relación a aquello que es primero o prominente en su línea.
  • “Principal segmento” refiere al que es supremo o más preeminente de todos.

Lo primero dice relación a orden; lo segundo, a valor.

SEGUIR | PROSEGUIR

  • Se sigue de primer intento. Es “un paso seguido de otros pasos”.
  • Se prosigue lo que ya se ha iniciado. Es “un paso, un descanso, y otros pasos”.

Se puede seguir lo que no se ha comenzado aún, pero sólo se prosigue aquello que ha sido ya iniciado o emprendido. Por ejemplo: “Estanislao seguirá las instrucciones del profesor Bruno”; “Bartola prosigue hoy el curso de francés que iniciara la semana anterior”.

Proseguir es literalmente “seguir de nuevo” o reanudar (no “reiniciar”, como erróneamente se dice).

SEMEJANZA | PARECIDO

  • La semejanza es moral, interna.
  • Lo parecido es físico, externo.

Dios hizo al hombre “a su semejanza”; el cristiano debe conformarse “a la semejanza de Cristo”. Consecuentemente, el hombre es semejante a Dios, como el cristiano debe ser semejante a Cristo, pero en ningún caso “parecido a Dios” ni “parecido a Cristo”.

SENSACIÓN | SENSIBILIDAD

La sensibilidad es facultad, algo que se tiene.
La sensación es un efecto, algo que se experimenta o sufre.

Se puede experimentar “sensación” aunque se haya perdido la sensibilidad. La sensibilidad es física, orgánica, concreta, material. La sensación espiritual, moral, abstracta.

SENTENCIA

  • Una “breve sentencia” es una sentencia de poca duración.
  • Una “leve sentencia” es una sentencia de poco peso o de escasa importancia.

SENTIMIENTOS | SENSIBLE

Los sentimientos, como los deseos, se tienen.

A propósito de “sentimiento”, debe recordarse que la voz “sentir” difiere semánticamente de “sensible” en que la primera es condición propia de todo ser organizado (animal y vegetal igualmente), pero solo el hombre, dotado de razón y de conciencia, puede tener sentimientos.

El árbol, el bruto, y el hombre son “sensibles”, pero solo el hombre tiene “sentimientos”, eso es, sabe por qué siente. La bestia y el hombre sufren, pero solo éste sabe por qué sufre. A una planta arbustiva se le da el nombre vulgar de “sensitiva”. Ya se podrá imaginar cuán disparatado fuera llamarla “sentimental”.

SER | ESTAR

  • Ser libre” de responsabilidades –cuales fueren–, es serlo de suyo, absolutamente, acaso de nacimiento.
  • Estar libre” de responsabilidades significa no tenerlas circunstancialmente.

SERES HUMANOS
La expresión “seres humanos” solo tiene sentido –eso es, solo puede tenerlo– respecto a otros seres. Por ejemplo, el bruto que comparte con el hombre la habitación de la Tierra; los ángeles, que son seres o espíritus ministradores y que habitan otra dimensión (He 1:14); y los planetícolas, si en efecto los hubiere en el Universo.

Consecuentemente, debido a lo dicho, “seres humanos” no es, como de ordinario se cree o se supone, sinónimo o equivalente de “hombres”. En cambio, este último término, hombres, normalmente dice relación al varón y a la hembra –no al varón solo o a la hembra solo–, eso es, al género humano o humanidad.

El afán de no ofender a los que en su invencible ignorancia insisten en escribir “seres humanos” donde naturalmente debe leer “hombres” (“que se hagan rogativas…por todos los hombres” (1 Ti 2:1); “Dios quiere que todos los hombres sean salvos” (v. 4), podrá ser todo lo noble o bien intencionado que se quiera, pero obviamente ha errado el blanco de la verdad.

SIERVOS | SIRVIENTES

“Siervos” refiere a funcionarios o ministros.
“Sirvientes” dice relación a la servidumbre.

SIMILITUD
“Similitud” refiere a la semejanza o parecido que guardan los objetos y sujetos entre sí. Un obra pictórica guarda similitud con otra obra; hay similitud del hijo con su padre. Pero no es propio decir “una obra guarda similitud a otra obra”, “hay similitud del hijo a su padre”.

SOLER
El verbo defectivo soler denota, cuando refiere a personas, la idea de hábito o costumbre; cuando refiere a cosas u objetos, significa la frecuencia con que se hacen, operan o manifiestan.

Uno es (o no es) capaz de esto o de aquello, pero no “suele ser capaz” (o incapaz) de esto o estotro. Dicho de otro modo: no se “acostumbra” a ser capaz, sino que se “es” capaz.

SOLO | SÓLO

  • Solo, sin acento gráfico, es adjetivo. “Solo Dios puede salvarnos”. Quiere decir, que ÚNICAMENTE Él puede hacerlo). Si se dijera “Sólo Dios” (o “Dios sólo”) se querría decir que lo único (no, como en el primer caso EL ÚNICO) que el Señor pudiera hacer fuera salvarnos. Nada más.
  • Sólo, con acento sobre la primera “o”, es adverbio modal, que puede completárselo con la partícula “mente” como sufijo (solamente). “Janet sólo gusta de las azucenas”, eso es, no gusta de las dalias, ni de las margaritas, ni de los girasoles, en fin, no gusta de ninguna otra flor.

SOLTERO | CÉLIBE
Soltero es sinónimo de célibe, pero hay una importante aunque en apariencia sutil diferencia de matiz y sentido entre ambas voces.

La soltería expresa un hecho, un estado, una circustancia, un incidente quizás. “Manuel es soltero” dice relación al hecho de que Manuel no es casado, que por una u otra razón no se ha casado aún. En última instancia se indica con ello un estado civil que es, si así pudiera decirse, la antítesis de otro estado civil –el matrimonio.

“Manuel es célibe”, por otra parte, significa también la soltería de Manuel, pero con una diferencia: es un estado impuesto o auto-impuesto, sea en razón de un canon religioso o eclesiástico, sea por la condición natural del hombre, o sea por la voluntad y decisión propias del interesado.

Decir, pues, célibe, es decir eunuco; decir soltero es decir libre, sin compromiso conyugal.

No todo soltero es célibe, pero todo célibe es necesariamente soltero. Si decimos, por ejemplo, que “Manuel es soltero”, expresamos un estado civil que hoy es y mañana podría no ser. Si afirmamos que “Manuel es célibe”, no sólo damos a entender que lo es voluntariamente, sino que no podría dejar de serlo sin renegar o por lo menos sin renunciar la norma religiosa que lo obliga al voto del celibato, sin que no obstante se produzca un cambio radical en su propia naturaleza, o sin que renuncie por ello mismo a un acto supremo de su voluntad.

En consecuencia, siempre hay la posibilidad de que el soltero de hoy sea el casado de mañana. El que es célibe lo será siempre mientras un poder sobrenatural o una voluntad superior no cambie su destino.

SOMETIMIENTO | SUMISIÓN
Aunque sinónimas por proceder ambas de la misma raíz latina (submissio, abajo o debajo de), hay un matiz que distingue y precisa las voces “sometimiento” y “sumisión”.

El sometimiento puede ser, y generalmente es, forzoso, obligado, arbitrario, draconiano, tiránico, en una palabra, impuesto por la fuerza.

La sumisión en cambio es siempre voluntaria, espontánea, dócil, humilde, en una palabra, abnegada.

La Biblia dice que la mujer casada debe sujetarse a la autoridad del esposo como al Señor, y como la Iglesia misma se sujeta a Cristo (Ef. 5:22,24). Pero en ningún modo dice que la esposa debe estar “sometida” al esposo. Se trata ciertamente de “sujetarse” al hombre por respeto al ordenamiento divino que en la relación matrimonial ha constituido al varón en “cabeza de la mujer” (Ef 5:23).

Al pueblo de Israel no le gustaba estar sometido bajo el gobierno de los romanos.

Estar sometido y estar bajo algo o alguien denotan la misma idea madre común: subyacer. Consecuentemente, “estar sometido bajo” es una redundancia inútil. La frase modelo podría entonces leer “sometido a” o “estar bajo los”. En cuanto a “gustar”, es verbo ordinario, cuasi vulgar, y por ello en infinidad de instancias o contextos semejantes ha de preferirse otro verbo menos burdo o grosero, como “agradar”, “complacer”, “consentir”.

SOPORTAR | SUFRIR
El corcel “soporta” el peso del jinete, como el borrico “soporta” el peso de la leña que su amo le acomoda sobre el lomo. El hombre en cambio “sufre” las penas propias y las ajenas. Como lo dice el poeta Darío: “El soñador, imperial meditabundo, sufre con las angustias del corazón del mundo”.

SUPLIR | PROVEER

Suplir es completar lo que falta.
Proveer es dar o suministrar lo que no hay.

“Dios suplió la manera de que pudiéramos ir al cielo.”
Decir que Dios “suplió” la forma de que el hombre fuera al cielo presupone que éste ya había hecho algo de su parte para ese fin y que el Señor simplemente lo “completó”. Sabemos, desde luego, que el camino al cielo es obra única de Jesucristo. Por tanto, es propio decir que él solo proveyó ese medio.

A propósito dijo proféticamente Abraham: “Dios se proveerá de cordero para el holocausto” (Gn 22:8). Nótese, en efecto, que el versículo bíblico no dice “Dios proveerá”, sino “se proveerá”, implicando así que la obra de la redención humana era sola de Dios, y por tanto la apertura del camino al cielo también. De donde después vendría el refrán que reza: “En el monte de Jehová será provisto” (Gn 22:14), no “suplido”.

Entry filed under: Uncategorized. Tags: .

Abecé de cápsulas idiomáticas «R» Abecé de cápsulas idiomáticas «T», «U» y «V»

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Anota tu dirección de email para subscribirte a este blog. Recibirás notificación de nuevos blogs.

Únete a otros 17 seguidores

Calendario

abril 2015
L M X J V S D
« Mar   Ene »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Páginas

Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: